Nuestra CEO, Eva Chen, predijo recientemente que la experiencia del COVID-19 cambiará las organizaciones para siempre. Esta idea es bienvenida, pues nos ayudará a «arreglar procesos anticuados» y a aumentar el trabajo remoto, lo que es bueno para la productividad del personal y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Otra predicción que se nos ha quedado grabada es la idea de que las sedes de las empresas en el futuro estarán «localizadas en la nube».
Organizaciones de muchos países ya trabajan así: las oportunidades son muchas, pero también los desafíos para los equipos de seguridad TI. Mientras estas empresas luchan por superar la crisis actual, nuestra labor necesita dar un paso adelante como un verdadero facilitador de los negocios.

EL FUTURO EMPIEZA AQUÍ

Muchas empresas adoptarán el teletrabajo de forma permanente, aunque el aumento de los endpoints remotos también incrementará los riesgos del shadow IT.

Al mismo tiempo, los hackers se han apresurado a explotar la nueva normalidad aprovechándose de trabajadores domésticos distraídos, dispositivos personales y ordenadores desprotegidos, o de  infraestructuras de trabajo remoto potencialmente inseguras como las VPN. En nuestras predicciones para 2020, ya advertíamos que los ciberdelincuentes se dirigirían más a los teletrabajadores como un posible eslabón débil en la cadena de seguridad corporativa. Ese proceso ya ha comenzado.

LA HORA DE ACTUAR

Hay un largo camino por recorrer. Eso significa que los empleados remotos deben recibir las herramientas, la orientación y el apoyo que necesitan para ser productivos, pero trabajando de forma segura. Es probable que los equipos de seguridad también trabajen en remoto, una experiencia desconocida para muchos que se extenderá hasta el límite para apoyar las demandas del negocio, aunque es necesario encontrar un equilibrio.

Por su parte, los CISO querrán aplicar autenticación de doble factor (2FA) en todas las cuentas, copias de seguridad obligatorias en la nube y programas actualizados de formación para usuarios finales.

Son tiempos difíciles para todos, pero los equipos de seguridad TI se han convertido en el centro de atención y representan una oportunidad para brillar.

COMO LÍDER DE EQUIPO

Ahora más que nunca, nosotros, como responsables al frente de equipos, debemos ocupamos de las necesidades de nuestros empleados garantizando su bienestar físico y mental. Es hora de reinventarse y adaptarse a la nueva realidad, en remoto, lo que obliga a desarrollar nuevas técnicas de comunicación de uno a uno y de uno a muchos; a interactuar de una manera más dinámica, huyendo de la monotonía; a tratar de captar la atención de nuestra gente el mayor tiempo posible y no solo centrarnos en lo que es mejor para los resultados. 

Por supuesto, además ayudarles emocionalmente, debemos dedicar tiempo a  generar actividades grupales recreativas que permitan aliviar las tensiones emocionales y contribuir a que pasen estos momentos tan difíciles de una mejor forma, ya que una mentalidad optimista es el mejor estimulante que jamás conoceremos. Nuestros equipos deben ser nuestra prioridad ahora y siempre.

«Juntos es más fácil»

JOSÉ BATTAT | Director general de Trend Micro Iberia

0