Al analizar cómo los líderes están respondiendo a la crisis actual, hemos encontrado valiosas historias… incluso cuando se está trabajando a distancia.

La clave es centrarse en dos cosas: las personas y las perspectivas.

LAS PERSONAS:

  • Conocer los factores de resistencia de su equipo: Hay 3 factores de protección que predicen si las personas tendrán capacidad de recuperación:
  1. Altos niveles de confianza en sus capacidades
  2. Rutinas disciplinadas para su trabajo
  3. Apoyo social y familiar

Alguno de estos factores puede debilitarse con las nuevas rutinas y uno de las primeros puntos que el líder puede hacer es comprobar individualmente cómo se sienten de cómodos trabajando a distancia, cómo planean programar sus días de trabajo y cómo podría apoyarlos con cualquier compromiso de vida o familiar.

LA PERSPECTIVA:

  • Hacer preguntas: La neurociencia sugiere que el miedo y la ansiedad que experimentamos a causa del COVID-19, reducirá naturalmente nuestra capacidad de ver el futuro y de imaginar soluciones creativas a nuestros problemas.
  • Encontrar oportunidades de aprendizaje: Es clave destacar todo lo que se aprende en la adversidad y las habilidades especiales de cada miembro del equipo, que pueden contribuir al bien común, la confianza y el apoyo social del grupo.

Es momento de centrarse en las tareas pero, fundamentalmente, en las relaciones.

Implementar diferentes técnicas con éxito hará que no sólo nos recuperemos en tiempos difíciles sino que lo hagamos mucho más fuertes. ¡Como equipos verdaderamente resilientes!

Para conocer sobre diferentes técnicas y estudios, aquí dejamos el link que inspiró nuestra publicación: https://hbr.org/2020/04/build-your-teams-resilience-from-home

 

0